lunes, 18 de abril de 2016

Una biblioteca escolar activa y útil al servicio de la comunidad educativa

A modo de decálogo, vengo a pensar y considerar que una biblioteca escolar activa y útil al servicio de la comunidad educativa...

1: Es un agente relevante para el desarrollo del proyecto educativo.
2: Responde a las necesidades y requerimientos reales del plan de estudios, el trabajo diario y la diversidad del alumnado.
3: Es un centro eficiente de recursos informativos y de aprendizaje para la promoción lectora y el apoyo al currículo.
4: Promueve actuaciones para todo el centro vinculadas al desarrollo de las competencias informacional, mediática y digital (alfabetizaciones múltiples).
5: Sirve no solo al profesorado de lengua y literatura sino también a todo el profesorado para complementar el aprendizaje de todas las materias.
6: Genera, con sus servicios, actuaciones y programas formativos oportunidades para la adquisición de las competencias clave.
7: Contribuye a "fomentar la lectura y a que el alumno acceda a la información y otros recursos para el aprendizaje de las demás áreas y materias y pueda formarse en el uso crítico de los mismos".
8: Da estabilidad y continuidad a sus servicios y programas, gracias al docente responsable y a su equipo de apoyo, si lo hubiere.
9: Abre en período extraescolar, siendo un espacio de mediación, de encuentro, compensador e inclusivo, contribuyendo a proporcionar al alumnado en condiciones de igualdad el acceso a recursos informativos, educativos y culturales.
10: Trabaja en red con otros bibliotecas escolares y con la biblioteca pública de la zona, creando escenarios de cooperación.