sábado, 9 de julio de 2016

Diecisiete retos de futuro para bibliotecas escolares activas

Si anhelamos la transformación de las bibliotecas escolares en centro de recursos para la enseñanza y el aprendizaje y en entornos relevantes para el desarrollo del proyecto educativo de los centros, la corresponsabilidad de las partes implicadas tanto en propiciar el cambio como en facilitar su incorporación real a las prácticas escolares, es esencial. Para ello, la consecución de la cuota de responsabilidad de cada administración, de cada sector, de cada agente, contribuirá a disponer en los centros de bibliotecas escolares operativas y eficientes. Veamos algunos de los retos que afrontar conjuntamente en un futuro, esperemos, cercano. A saber:

Reto 1: Cumplimiento del apartado 3 del artículo 113 de la legislación educativa vigente (LOE/LOMCE): "Las bibliotecas escolares contribuirán a fomentar la lectura y a que el alumno acceda a la información y otros recursos para el aprendizaje de las demás áreas y materias y pueda formarse en el uso crítico de los mismos". Está muy claro. ¿Realizan esta contribución la mayoría de las bibliotecas escolares españolas?
Responsables: Administraciones autonómica y estatal. Centro.

Reto 2: Equilibrio de la actividad en y desde la biblioteca. Esta no puede ser feudo exclusivo del profesorado de lengua o de los programas o planes de la lectura y su fomento. Un cuarenta por ciento de actividad dedicada a la lectura, un cuarenta por ciento de dinámicas relacionadas con programas de educación en competencia informacional y elaboración de proyectos y un veinte por ciento dedicado al apoyo a planes y proyectos del centro, se torna una propuesta interesante de actividad bibliotecaria en horario lectivo. Por otra parte, en horario extraescolar, la acción cultural y compensatoria, la participación de otros agentes, etc., propician otro tipo de actividad de la biblioteca, trascendiendo el ámbito curricular.
Responsable: Centro.

Reto 3: Incremento de la participación regular del profesorado, y, por ende, del alumnado, en los programas formativos que articula la biblioteca escolar, en la utilización de los servicios que ofrece. Incorporación de la acción de la biblioteca a las rutinas de trabajo del profesorado. Es vital que el profesorado visualice la utilidad de la biblioteca para enriquecer su labor.
Responsables: Centro.Profesorado.

Reto 4: Formación permanente del profesorado no responsable de biblioteca en ámbitos vinculados con los programas y servicios de las bibliotecas escolares: fomento de la lectura, competencias informacionales, digitales y mediáticas, conocimiento de la producción literaria e informativa dirigida al público infantil y juvenil...
Responsables: Administración autonómica a través de los centros de formación del profesorado o unidades de formación permanente.

Reto 5: Formación inicial de los docentes responsables de bibliotecas escolares. Es imprescindible extender las menciones de bibliotecario escolar (formación de maestros) a las universidades de todas las comunidades autónomas. También es preciso arbitrar los mecanismos para que el profesorado de secundaria pueda acceder a dichas menciones en su formación inicial.
Responsables: Administraciones autonómica y estatal.

Reto 6: Configuración del corpus de contenidos formativos y de los procedimientos para la capacitación de los docentes funcionarios en activo a fin de que puedan acceder a la función de responsable de la biblioteca escolar. Esta medida se torna muy necesaria para afrontar una primera fase de dotación de puestos. Se trata del reclamado, recomendado, reivindicado y justo proceso de acreditación del responsable de la biblioteca en los centros públicos de enseñanza obligatoria. Se requiere que las comunidades autónomas contemplen los requisitos de acreditación para aprovechar al máximo el capital humano con formación, experiencia y bagaje existente. Capacitación y experiencia conseguidas durante décadas de implicación del profesorado en el devenir de las bibliotecas escolares.
Responsable: Administración autonómica.

Reto 7: Asignación horaria al responsable de la biblioteca para el desarrollo de programas formativos y atención a los servicios. La dedicación horaria es vital para la gestión óptima de la biblioteca y el cumplimiento de sus cometidos. Por la experiencia desarrollada en el contexto español, se necesita contar, como mínimo, con la mitad del horario lectivo de un profesor para el docente responsable de la biblioteca (más de 10 horas). Con esta dedicación inicial, podrá garantizarse un desempeño más efectivo de sus múltiples funciones. Prolongar la precariedad en horas de las que disponen actualmente los docentes encargados de las bibliotecas de los centros es cercenar la capacidad de este recurso y abundar en su invisibilidad e irrelevancia.
Responsable: Administración autonómica. Centro.

Reto 8: Generación de estándares de mínimos relacionados con espacios, equipamientos, indicadores de evaluación de servicios y programas, perfiles de los profesionales responsables de las bibliotecas, gabinetes de apoyo, formación, etc., de referencia básica para todas las comunidades autónomas.
Responsable: Administración estatal.

Reto 9: Configuración de servicios o gabinetes de apoyo a las bibliotecas escolares con personal cualificado. Son estructuras centrales imprescindibles para garantizar la sostenibilidad de las redes de bibliotecas escolares activas y la actualización en ámbitos técnicos y pedagógicos.
Responsable: Administración autonómica.

Reto 10: Implantación de sistemas integrados de gestión online de colecciones y acceso a catálogos y recursos. Posibilidad de realizar préstamos de libros electrónicos al alumnado, estudiando la plataforma que daría este servicio y su coste, complementando el servicio que realizan las bibliotecas públicas. Presencia y visibilidad de las actividades, producciones, servicios y actuaciones de las bibliotecas de los centros en la red (ubicuidad).
Responsables: Administraciones estatal y autonómica. Centro.

Ilustración: Teresa. R. Súnico
Reto 11: Participación de las familias en actividades de la biblioteca escolar, en el uso de sus espacios y recursos. Implicación de los gobiernos locales en acciones de colaboración (con las bibliotecas públicas de la zona, por ejemplo). Pertinencia y posibilidad de apertura de las bibliotecas escolares en horario extraescolar al servicio de la comunidad y como recurso compensatorio.
Responsable: Centro. Ayuntamiento.

Reto 12: Capacidad, y conveniencia, de impulsar la creación de zonas educativas de cooperación bibliotecaria con el objetivo de aunar esfuerzos y desarrollar políticas territoriales de lectura y de información comunes, aprovechando al máximo recursos humanos, informativos y culturales. 
Responsables: Centro. Ayuntamiento.

Reto 13: Realización de campañas de visibilidad y actividades in/formativas sobre el quehacer de las bibliotecas escolares con el fin de superar los conceptos erróneos y lugares comunes relativos a sus funciones, persistentes todavía en las mentes del profesorado y de otros agentes educativos (asesores, inspectores, técnicos docentes...) y que flaco favor hacen al devenir de las bibliotecas. 
Responsables: Centro y administraciones autonómica y estatal.

Reto 14: Creación y mantenimiento de un portal estatal de referencia de bibliotecas escolares. Actualmente existe una sección en el portal leer.es del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, dedicada a bibliotecas en general, pero insuficiente para las necesidades específicas de las bibliotecas de los centros educativos.
Responsable: Administración estatal.

Reto 15: Reconocimiento del quehacer de las bibliotecas escolares y del valor añadido que proporcionan al proyecto educativo a través de difusión de prácticas exitosas, publicaciones, estudios, encuentros, exposiciones, congresos, jornadas...
Responsables: Administraciones autonómica y estatal.

Reto 16: Giro en el tratamiento que la Administración proporciona ahora a las bibliotecas escolares, ya que son consideradas programas coyunturales de las políticas educativas y no partes estables de la estructura orgánica. Estratégicamente es conveniente no vincularlas a departamentos o programas de lectura/lingüísticos, pues las bibliotecas son recursos de apoyo a todas las áreas y disciplinas, con instalaciones, servicios, etc.
Responsable: Administración autonómica.

Reto 17: Elaboración de un estudio de la situación de las bibliotecas escolares en España y convocatoria posterior de un Congreso Nacional (el último Congreso se celebró en Galicia en 2011) para abordar, tras el análisis, los retos de futuro con el fin de armar el sistema bibliotecario escolar y articularlo con equidad. Los desajustes y diferentes niveles de desarrollo entre comunidades autónomas claman al cielo.
Responsable: Administración estatal.